Beatriz M. Cuairán

Siempre he vivido en dos mundos paralelos; el espiritual me es más natural.

Toda mi vida ha consistido en aprender a traer la energía espiritual al plano terrestre y darle sentido.

Formada en investigación energética desde distintos enfoques, a base de experiencia personal y guiadas por entidades espirituales, durante las tres últimas décadas he aprendido a equilibrar ambos mundos y hacerlos compatibles.

Enseñar lo que la experiencia me ha ido mostrando se ha convertido en lo que más me gusta hacer en la vida; con ello cobran sentido años de peregrinaje de un alma con siglos de memoria.

Dicen que enseñamos lo que necesitamos aprender y que así como el profesor enseña una profesión, el maestro enseña a vivir. No tengo ninguna profesión definida al uso, pero como hacían los antiguos enseñantes, puedo mostrar cómo conducirse en la vida con mayor facilidad con herramientas adquiridas a través de los años en la búsqueda de mi propio bienestar.

Durante los últimos 30 años, he ido mezclando diferentes puntos de vista. La base principal es la energía pleyadiana que me acompaña desde que nací, a la que he ido añadiendo disciplinas energéticas de eficacia probada como el trabajo de Barbara Ann Brennan (Manos que curan, Hágase la luz), Peggy Dubro (Entramados de conciencia), Caroline Meyers (Anatomía espiritual), Anne Givaudan (Formas-pensamiento) y canalizaciones de Ramtha, Kryon, Seth o Jeshua.